Los Candelas-Lora deben ajustar su economía