Agustín Jiménez demuestra el talento oculto que se ha transmitido en su familia de generación en generación: el marionetismo