Ana no acierta con su intuición y se lleva su apuesta más baja en la ronda final: 2.300 euros para "tapar agujeros"