Sandra llega al Paraíso como un torbellino y 'arrasa' con el Adán