Una clase de 'danza contemporánea' termina en una conversación comprometida de sexo