El Apolo gaditano se queda con Esther, su diosa Afrodita