Johan, tras descubrir una un secreto de uno de sus adanes: "No me lo puedo creer"