Johana, entre el romanticismo de Ricardo y la diversión de Maulyo