Débora, una extremeña encantada de sí misma en el paraíso de 'Adán y Eva'