Nuria y Yolanda, a huevazos