Esther, a Coman: “¿A ti te gustan los tríos?”