A Esther le cuesta concentrarse en el baile de Coman: “Yo miraba siempre al mismo sitio”