Avance: A María le gusta la sandía