La solución del dueño de un criadero: “Si compras un cachorro y se muere, te damos otro”