Una piscina diminuta y unos delfines depresivos: ‘El Chatarrero’ visita el zoo de Barcelona