Sin aliento, aturdidos, con sangre… así acaban la competición los bueyes dopados