Javier y Patricia, unos padres estancados