Javi y Patricia, surcando los mares