La rutina era un gran problema entre José y Nallat