José y Nallat, una pareja fogosa pero estancada