Un desayuno que acaba en discusión