La primera prueba de los Merino