Los Merino: guerreros y ‘discutidores’