Cristina ya no le teme a nada, pero rompe a llorar cuando algo le pica en la cara