Jota y Freire se llevan la inmunidad