La victoria de Felipe, 30 años después. Por Juan Antonio Nicolay