Vivir junto a un polvorín