La burbuja económica de las entradas