Nuevas amenazas, viejas disputas