La mayor exposición de Miró se estrena en Barcelona