Irak, ¿Por qué triunfó la mentira?