Cristina Fernández cabalga sobre el milagro argentino