España es el problema; Europa, la solución