Much, entre el tormento y el talento