El difuso rastro del dinero en España