Cobras reales, pasión arriesgada