La izquierda negocia a contrarreloj ante las elecciones generales