Brasil busca a centenares de desaparecidos mientras otra presa amenaza con reventar