César, con el perro de Jordi Rebellón