Morgan, abandonado en plena calle