Fernando Tejero acoge a una galga maltratada