César Millán adopta a uno de los galgos