Los trucos de Samanta han funcionado: ¡Los bebés están bien colocados!