Samanta no cabe en su ropa, ¡y se asombra con lo cara que es la de embarazada!