Buck y Abby, cada vez más cerca tras la llamada decisiva