'24', la serie que cambió las series