Los terroristas tienden una trampa a la CIA