¡Hasta 1.000 euros de propina por el servicio en un yate de lujo!