Una clienta está disconforme con la limpieza de Meritxell