Los refugiados tienen vetada la entrada a las cafeterías de los occidentales